Finanzas personales y del hogar: El avestruz y tu economía personal

 

Se nos enseña que el avestruz es el animal que para no ver a un eminente peligro o problema mejor entierra su cabeza bajo la tierra, porque cree que así evitará enfrentarlo.

  Luego de dedicarme a orientar en su economía personal a mucha gente, solteros y casados, he llegado a la conclusión de que la mayoría de ellos han preferido abstenerse de conocer los números de su situación económica deficitaria, para no tener que enfrentar una realidad que de antemano intuyen que no está muy bien, y deciden mejor seguirla ignorando mes tras mes, con la cabeza escondida bajo la tierra. Estas personas se contentan con llegar a fin de mes respirando de alivio cuando lo logran, aunque no sepan cómo lo consiguen.

Al hacerles un análisis de su estado o situación financiera personal, han podido ver que de seguir con ese déficit mensual, en los 12 meses siguientes habrán acumulado una deuda considerable, especialmente con las tarjetas de crédito. Algunas personas están descontentas con su actual empleador porque asumen que su situación económica difícil se debe a que no son bien remuneradas y otras se muestran desalentadas y muy desanimadas con su actividad comercial o profesional. Pero con una administración tan deficiente de su gasto siempre serán de las que viven exclamando frases como: “Estoy cruzando el Niágara en bicicleta”, “Me faltó plata y me sobraron gastos”, “Estoy sin un centavo”, “Ando como mueble fino… bien acabado”, etc.
A estas personas que se quedan cortas de dinero para cubrir todos sus gastos antes de que finalice el mes, les ayudo a que puedan aportar al menos tres salidas, soluciones o ideas que encuentren a su alcance, para superar su difícil situación económica. Invariablemente todas han tenido ideas o salidas para generar ingresos extras o disminuir sus gastos, muy creativas, fácilmente alcanzables, no costosas y, sobre todo, dentro de sus habilidades y capacidades personales. A algunas les toma tan solo unos meses superar su situación económica difícil, a otras uno o dos años. Pero a todas las que se han decidido a dar los pasos que requieren sus ideas aportadas, las hemos podido ver cómo han logrado felizmente el resultado deseado.
Todas ellas han logrado con paciencia, tenacidad y mucha fe en su potencial, y dependiendo de la ayuda de Dios, conseguir con éxito su libertad financiera enfrentando la realidad de sus números y no evadiéndolos, como el avestruz. Finanzas personales y del hogar: El avestruz y tu economía personal: