Saber endeudarse - Finanzas Personales - EL UNIVERSAL


Cuando se requiere acudir al financiamiento para adquirir ciertos bienes y servicios, lo recomendable es aprender a manejar las deudas para que no superen al ingreso

  Saber endeudarse - Finanzas Personales - EL UNIVERSAL:Recurrir a mecanismos de endeudamiento, como créditos personales o tarjetas de crédito, pueden ser una opción "saludable" para adquirir bienes duraderos que mejoren el patrimonio familiar o personal, siempre y cuando las personas sepan manejar ese nivel de deudas. 


Lo importante es saber para qué endeudarse, cómo hacerlo y cómo garantizar el cumplimiento de esa deuda que se está adquiriendo, porque al final es un compromiso de pago que, de no saber manejarse, puede comprometer la calidad de vida a futuro. 

Klaybert Ojeda, gerente del Instituto de Finanzas Personales, explica que con los mecanismos de financiamiento no sólo se obtiene dinero de las instituciones, como es el caso de los bancos, bien sean públicos o privados, sino que también se adquieren obligaciones de pago que de no cumplirse tendrán penalizaciones, que son los intereses, y que maximizan el valor de la deuda. 

Una de las primeras consideraciones que se debe hacer a la hora de adquirir deudas es que la suma de las mismas no supere el 20% a 25% del ingreso mensual, pues nadie debe endeudarse por encima del dinero que percibe. "Si se gana mil bolívares las deudas no deberían pasar de 200 o 250 bolívares. De esa manera se puede decir que las deudas están controladas". 

Si existe la necesidad de obtener un capital adicional, señala el experto, lo más recomendable es recurrir a las herramientas de financiamiento que ofrece la banca y evitar los prestamistas. 

"Hay personas que por necesidad recurren a los prestamistas, eso es caer en un error, porque generalmente las personas que prestan dinero cobran unos intereses muy elevados. Mientras que una tarjeta de crédito anualmente cobra el 29%, estos créditos de prestamistas pueden cobrar, entre 10% y 20% mensualmente. Cuando se anualiza esa cantidad ves que se está pagando muy caro el valor de ese dinero", explica Ojeda. 

Destaca que si hay que recurrir a créditos para comprar bienes duraderos o servicios, se puede recurrir a los mecanismos que tienen las instituciones financieras y que se materializan a través de las tarjetas de créditos. Por ejemplo, están esos planes que permiten en el momento solicitar una cantidad de dinero a tasa activa del mercado, que ronda entre el 24% y 29% al año. 

También es recomendable reflexionar sobre la prioridad del crédito, pues hacer uso de esos mecanismos de financiamiento o de las tarjetas para cubrir gastos de consumo corriente, como hacer mercado por ejemplo, no vale la pena. 

"Si me voy a endeudar para la adquisición de activos productivos, o de bienes duraderos como un vehículo, eso da calidad de vida. Un crédito importante en la banca que la gente debe considerar a largo plazo es el de vivienda, y con eso se comienza a incrementar el patrimonio. También se deben considerar créditos para inversión como un negocio productivo". 

Un arma de cuidado 
Las personas que manejan tarjetas de crédito deben saber que su uso excesivo, y el incumplimiento en los pagos, trae como consecuencia más deuda. Lo importante es saber manejar el consumo con racionalidad y evitar consumos recurrentes porque se acumula más deuda. 

Ojeda recomienda el uso del plástico para el pago de consumos de esos artículos que se deben pagar una sola vez y luego se pueden financiar a lo largo de 36 meses. Asimismo, señala que existen formas de optimizar a favor el uso de las tarjetas de crédito. 

"Puedo pedir dinero prestado al banco y lograr que no me cobren intereses. Eso se logra devolviendo esa cantidad de dinero al banco antes de la fecha de pago, y de esa manera el banco no cobrará los intereses", explicó Ojeda, quien además recomienda hacer consumos de bienes y servicios bien puntuales, justo después de la fecha de corte de las tarjetas. 

La clave es el autocontrol. Lo más saludable para las personas es evitar tener más de tres tarjetas de créditos y evitar el sobreendeudamiento, pues eso trae a largo plazo consecuencias sobre el nivel crediticio y la calidad de vida. 

Definir prioridades 
Klaybert Ojeda señala que si las personas tienen deudas con prestamistas personales, la prioridad debe ser saldarlas, "porque esa es la deuda más cara porque cobran muy altos intereses". 

Asimismo, indicó que una forma inteligente de hacer frente al nivel de endeudamiento, si se tiene un capital extraordinario o se reciben bonificaciones adicionales al ingreso, o con las mismas utilidades que se reciben a fin de año, tratar de amortizar parte de la deuda, bien sea en pagos de créditos con la banca o cancelando las tarjetas de créditos. En caso de este último mecanismo, adelantar pagos es una opción. 

Después de ponerse al día con las tarjetas, la siguiente deuda a cancelar, si es el caso, es el crédito del vehículo. 

Resaltó que es fundamental tener presente que los créditos son obligaciones adquiridas y el incumplimiento de esos compromisos genera un récord crediticio negativo.