Quedarse en números rojos sale muy caro

Quedarse en números rojos sale muy caro 
A menudo el cliente de un banco puede quedarse, voluntaria o involuntariamente, en números rojos. Basta con un gasto o un recibo inesperado que deje el saldo de una cuenta por debajo de cero. La cuestión es que si se ha gastado más dinero del disponible en una cuenta corriente o se ha excedido el límite de una tarjeta de crédito, se produce el conocido como descubierto. Es decir, que desde ese momento se debe dinero al banco.